domingo, 19 de octubre de 2008

PUNTUALIDAD

1. f.Cuidado y diligencia en llegar a un lugar o partir de él a la hora convenida.*

Mi madre se sigue preguntando de dónde obtuve ese amor o dedicación por la puntualidad. Para mí, es natural que ella me lo inculcó, siempre tratando de llegar a tiempo a cualquier cita, llámese escuela, fiesta y hasta a misa. Calculando tiempos y repasando rutas, todo con el fin de arribar a algún lugar a la hora acordada.

Siempre fue algo obvio en mi mente, que si te citan a cierta hora, se tiene que llegar a esa hora. Tal vez podrías llegar antes, aunque estrictamente eso también es impuntualidad, y no habría ningún problema, al fin y al cabo siempre es mejor llegar antes que después. Nunca he logrado saber cómo es que llegó al colectivo mexicano es de que no hay problema con llegar 5 minutos tarde, o 10 minutos tarde, o inclusive 15. ¿Para qué citarse a una hora si no se respetará, o al menos, se hará todo lo posible por llegar a dicha hora?

Fue hasta la Secundaria cuando tuve problemas con aquello de la puntualidad. Las fiestas de XV años ya eran comunes y el quedarse de ver con los amigos para llegar a la iglesia o salón de fiestas, era de lo más común. Desgraciadamente, igual de común se volvió la frase: "Perdón, se me hizo un poco tarde." Esta bien, lo admito, 5 minutos no resultaban un grave problema, ¿Pero media hora? ¡¡¡¿¿¿Una hora???!!!

Lo peor es cuando una impuntualidad genera otras, una maldita consecuencia que es casi 100 % segura que pase. En el punto A, alguien llega 20 minutos tarde; lo cual provoca que el llegar al punto B, genere una impuntualidad aún mayor a la primera y así hasta, inclusive, ya no llegar a algún destino. Para estos casos ya trato de prever la impuntualidad. Pero que frustrante es, como miembro del género masculino, cuando consideras que las señoritas serán las impuntuales y resulta que tu amigo, es el único que no está listo a tiempo.

La verdad es que pienso que yo tengo la culpa de dar tanta tolerancia. Pero esa es una actitud que tengo, lo cual me lleva a la siguiente pregunta: ¿Por qué demonios espero tanto a la gente, no sería mejor dejarla y ya? A ver si así "aprenden."

La solución, sigo pensando, es el no esperar. Pero ahí viene la incertidumbre: ¿Qué tal que esa persona fue víctima de la impuntualidad de alguien más? Porque también existe la posibilidad de quedar como un hijo de puta, cuando no esperas a alguien. ¿Cómo es posible que sea más recriminado el no esperar a alguien, que la misma impuntualidad?

Sigo tratando de descubrir cuál es la mejor manera de combatir la impuntualidad, y la única conclusión a la que he llegado es que: Hasta el final de mis días, seguiré en esa búsqueda.

Maldita seas impuntualidad. Maldita característica mexicana. Ojalá sea cierto lo que dicen de los ingleses.

*FUENTE: Diccionario de la Lengua Española, en línea, http://buscon.rae.es/drael/

6 comentarios:

Oscar Luján dijo...

que feo blog,,,, jaja,,,carnal, ya esta la revista pa, que la bajes: http://www.mexicoenfotos.com.mx/revista36zero/,,, ahi me cuentas si te latió

Haydn dijo...

como dijera la canción...
"no la hagas de a pedo
no la hagas de a tos
te lo digo una vez
te lo digo dos"

Anónimo dijo...

Perdon chinga.............

Yo opino lo mismo, solo que a mi realmente me encabrona y si me voy, quien es mas importante que uno mismo y libre de secustrarte por su reponsabilidad, yo siempre llego por lo menos 20 minutos antes.

Hachi dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Hachi dijo...

Uhm, estaba segura que había puesto un comentario... acaso lo borraste?????? espero que no y que me falle mi cerebro... o bueno no se ajajaja, total, ijole la vdd es que si me pasa que soy bien impuntual, y la vdd llego tarde a todos lados............ ni modo..... ya me voy a poner las pilas... pero ps cambiale color a tu blog se ve bien insipido jejeje... y ya cuando viene el segundo post?

anyi dijo...

Hay a mi me pasa muy seguido, siempre he sido muy puntual, pero desde la prepa me han dejado esperando de media hora hasta una hora. El problema es que creo que nosotros mismos creamos a los impuntuales tolerandolos hay que dejarlos plantados para que escarmienten.

Aunque ya no soy tan puntual lo he perdido por lo mismo.