miércoles, 15 de abril de 2009

Mecanografía

Todos aquellos que han tomado un curso de Mecanografía no me dejarán mentir. Escribir en una máquina de escribir es un placer. Desde que acomodas la hoja, la alineas, pones el seguro, ajustas el margen y el entrelineado, recorres el carrete y escuchas ese clásico sonido.

¿Han notado que en sus teclados sobre las letras F y J, existe un pequeño relieve? Primera regla, es ahí donde se colocan los dedos índice de cada mano. Sobre la F el índice izquierdo y sobre la J, pues el derecho; así sus dedos meñiques izquierdo y derecho, quedaran sobre la A y la Ñ respectivamente.

Una vez que lograste memorizar cada una de las teclas y números, lo más genial es poder escribir observando cualquier otro punto, menos el teclado. Observar la cara de quien te dicta, mientras tu escribes todo. Puedes llegar al punto en que hasta te das cuenta de tus errores, simplemente mágico.

Pero con la máquina de escribir suceden muchas cosas que con los teclados es imposible. Los sonidos, por más fuerte que presiones las teclas nunca será lo mismo. Los reclamos al respecto de que tecleas muy fuerte siempre llegan, claro, quiero ver unas teclas de máquina de escribir tan suaves como los de los teclados. Cuando la velocidad o el error se hacen presentes, pueden a llegar a trabarse dos teclas, simplemente las acomodas pero esa mancha de tinta que ahora tras en los dedos puede llegar a ser fatal al sacar tu hoja de trabajo.

Un error en un documento importante era inadmisible, es por ello que conjuntar velocidad y precisión era un verdadero arte. La tecnología poco a poco se fue encargando de hundir en el olvido a estas bellas máquinas. El primer ejemplo fueron los correctores, unos pequeños papeles que con solo teclear de nuevo el error, sanabas esa mancha.

Las máquinas de escribir eléctricas aparecieron y la llegada de las PC's fue la estocada final. Afortunadamente aún puedes encontrarte lugares en que se requiere su uso, reportes de becarios o formatos de registro. Pero la tecnología se encarga de burlarse de estas grandiosas máquinas. ¿Cómo diablos lleno el campo de correo electrónico si mi Olivetti Dora no tiene arroba?

Triste, pero el posar de nuevo mis dedos sobre ella fue simplemente delicioso.

Para todos aquellos mecanógrafos de la primaria.



4 comentarios:

brenduchis dijo...

querido Adolfi.... has regresado ami memoria esos cursos que ami en cierto momento fueron una tortura, mas por que yo lleve cursos intensivos para alcanzar su nivel jajajajaja y fue padrisimo compartir esas experiencias con mi hermano que siguio nuestro camino.
Que padre era todo en ese entonces.... besitos

La Maga dijo...

Uhh, ps que puedo decir? yo llevaba taquimecanografía en la secu, pero la neta..?? no aprendí... además era un desmadre completo, nunca he tenído fuerza para teclear en la máquina de escribir... y no sigo las leyes del uso de la máquina con poner los dedos en ciertas teclas... yo lo daba por hecho, y aún así, escribo muy rápido en la computadora, usando las dos manos claro! bien, me gustó... siempre escribes cosas agradables...

Mephisto dijo...

Acaso no es bonito cuando uno empieza a recordar esos aparatos que uno uso y eran cotidianos para nosotros, pero que a los pubertos de ahora ni siquiera los conocen, como los walkman, los telefonos de rueda, el atari 2600, los diskettes de 5 1/4, etc.
Saludos

Anónimo dijo...

I'm gone to say to my little brother, that he should also pay a visit this web site on regular basis to get updated from most recent news.

Feel free to visit my blog post; diet Plans for women to lose weight fast for free