martes, 24 de noviembre de 2009

Rupturas

Hay algunas amistades parecen noviazgos, incluso he llegado a observar relaciones en las que una parte le exige más a su mejor amigo/a que a su propia pareja. Como toda relación sentimental puede traer alegrías inmensas o decepciones catastróficas.

Una amistad, es como un noviazgo sin sexo, alguna vez escuché; y si no siempre es el caso, muchas veces es cierto. Cuando alguna actitud de una amistad no nos parece adecuada, lo más sensato es expresarla, pero cuidad, la otra parte puede llenarse de rabia e indignación, por supuesto que siempre dependerá en la forma en que se manifieste dicha molestia; pero aún con todo el tacto del mundo, existe esa posibilidad de que la otra parte, termine mandándonos al diablo.

Hace unos cuantos años, un par de amigos tuvieron la valentía de decirme lo que era una inquietud en todo el círculo de amigos. Quienes me conocen saben de mi carácter un poco explosivo, y es por ello que a ese par le tengo gran estima, se atrevieron a enfrentarme y hacer esa crítica que pudo significar el término de la amistad.

¿Por qué entre personas cercanas es tan difícil manifestar las inquietudes? ¿No debería de ser más fácil expresarlas? A un desconocido me importa poco hacerle una crítica frontal, total, ¿qué voy a perder? ¿Será que como leí en un blog recientemente, y la amistad es simplemente una cadena de favores? ¿Esperamos contar con alguien por aquello que podamos obtener de esa persona?

Cuando mandamos al diablo a alguien o consideramos pertinente romper con una relación de amistad, usualmente se sufre. La traición, burla extrema, cambio de ideología o no perdonar realmente; suelen ser factores de ruptura. Pero he observado que a diferencia de un noviazgo, una amistad es más fácil de reconciliar, la clave, el perdón, pero un perdón eterno. Ambas partes tienen que estar convencidas de que se encuentran mejor juntas que por separado. Poner en la balanza los aportes y decepciones. No dejar que los fantasmas del pasado regresen a violentar lo que ya ha sanado.

1 comentario:

Oscar Luján dijo...

JEJE...tanto tiempo sin meter mi cuchara,,, pues yo sic reo que la mayoría de las amistades se tienen por que "uno necesita un favor del otro",,,y una vez cumplido, nos volvemos a ver cuando se necesite otra vez de la persona. Como en la secundaria: tienes a tus dos-tres cuates con los que te mientas la madre a gusto,,,y el resto del grupo que son tus amigos cuando quieren que les pases la tarea, o que necesitan a quien copiarle en el examen,,, pero si te acercas a ellos en otras circunstancias, son todo menos cuates,,, ¡vaya si cargo traumas! jejejeje,,, Pero concuerod con ustes: es preciso decir las cosas derecho, al chile,,, si no, ahi está uno de rencoroso sufrido,,, por ejemplo: usted me cae mal por su blog todo feo,,, jajajaja,,, no es cierto =P ,,, ah, y recuerde el chiste: amigo/a es esa perosna que tiene ese "no sé qué" que elimina toda intención de querer acostarse con el/ella.