sábado, 30 de mayo de 2009

La búsqueda de la libertad

Hace algunos días recibí un enlace a YouTube



El cual tras la sonrisa inicial, me dio un “cubetazo helado espiritual”. (¿Ya vieron el video? Si sí, continúen leyendo, si no, véanlo). El ver a estas personas, realizando estos actos, el principio fue extraño, incluso me causo risa: ¿Realmente se creen que están siendo instrumentos de “su Dios” para llegar a la gente? Mi intolerancia no me permitía aceptarlo, pero luego entendí: la mayoría de estas iglesias son de Estados Unidos, un país sumido en una doble moral una doble forma de pensar, una doble vida: por un lado, la cara de buenos samaritanos, de ingenuos habitantes cuyo interés es el bien común, por el otro, irracionales, racistas, intolerantes, demagogos y destructores de todo cuanto les parece “extraño”. No juzgaré si son unos u otros, porque no llegaré a ningún lado; el punto aquí es que son una sociedad llena de máscaras, de actitudes fingidas y comportamientos criticados a cada minuto. Si eres XYZ (entiéndase: negro, gay, lesbiana, rojillo, abogado, policía, chino, mexicano…hombre…mujer) debes dar un discurso idealista para que te dejen en paz. ‘¿Por qué no puedo ser libre de mi pensamiento, de mi ser?’. Vivir cada hora de tu día siendo un ser “socialmente aceptable” es una labor que volvería loco a cualquiera; hasta donde tengo conocimiento, cada matanza de niños maestros viene seguida de un video de un muchacho declarando su hartamiento mental; ¿Este cambio de máscaras se volvió tan imposible de llevar qué explotó? No lo se, nadie lo sabe. Y yo dije Estados Unidos, pero pasa en todos lados… ahora veo a esas personas, en sus ceremonias, entregándose a los caprichos de su cuerpo, sin tapujos, sin nadie que los señalará como “amenaza” o “rareza”, entregados a su propio ser, casi encontrando su Nirvana personal. Correr, Bailar, azotarse, contra el piso,… en otro momento serían amarradas y encerradas en un psiquiatrico. No se si las religiones o las iglesias por origen son buenas o malas, y no pienso ir a una ceremonia así, no va conmigo, pero ya no me dan risa: los respeto, y casi los envidio, pues, aunque sea durante un par de horas en la semana, estas personas han encontrado, a falta de otra definición, el camino hacía la LIBERTAD.

(Contrario a lo que piensen, esto no es un texto religioso… es un texto filosófico)


TEXTO: R2

3 comentarios:

Anónimo dijo...

en principio suena bien tu comentario pero considero que tu enfoque está más orientado a una pseudo-libertad, disfrazada de yo soy yo y qué, sin embargo te recuerdo que el ser humano es un sistema biopsicoscial trascendental compuesto de mente,cuerpo y espiritu con voluntad ,con libertad, con valores y perfectible, y bajo esta premisa no debe ser un ente que se programe, que se domestique ni que se manipule, y este escenario que analizas es un escenario inducido, que cuando te involucran en el mismo manipulan ti identidad y apalancan tu percepción, por eso disfrazamos las pendejadas rituales como un sinónimo de LIBERTAD...GMF

OA dijo...

ANONIMO: Y yo te reposndo que si,,,que stienes razón,,, pero yo no estoy analizando si somos o no somos susceptibles a ser manejados,,, ESTOY DANDO POR SENTADO que somos inducidos a comportamientos mecanizados,,, que bonito suena "sigue tus impulsos", cuando al final, "las cosas como son" (Sprite Dixit),,,y rpecisamente tu lo aseveras: buscamso salirnos de ellos, dentro de una sociedad que no nos lo permite,,, yo no estoy juzgando las "pendejadas rituales" que tu mencionas, sólo creo que aquel negrito dandole vueltas a la iglesia, en ese momento es más humano que tu, que yo, o cualquiera que lea esto,,, y tal vez más feliz... ¿es malo que sea feliz, por serlo en una iglesia, sólo un momento? La felicidad y la tranquilidad cad quien las busca a su manera,,,

OA dijo...

El comentario anterior fue cortesía del autor del texto, osease yo: R2